Se restauró la Capilla Histórica El Plumerillo
La primera construcción data de 1861 y el edificio forma parte de los sitios sanmartinianos del departamento de Las Heras.


Declarada Monumento Histórico Nacional en 1941, la Capilla El Plumerillo nació como un oratorio y perteneció a la familia de don Pedro Pascual Segura. Esas tierras donde hoy se ubica fueron dadas en préstamo por los Segura al General José de San Martín para la formación del Ejército de los Andes.

En 1982 se le otorgó a la Municipalidad de Las Heras la custodia y guarda de ese edificio histórico, asumiendo la obligación de conservación, mantenimiento y seguridad de la Capilla.

En 1994 se llevó a cabo una primera restauración de la Capilla, a cargo de la arquitecta Ana María Villalobos, pero luego quedó en estado de abandono. Hasta que en 2018, interesado en la puesta en valor del patrimonio histórico del departamento, el intendente Orozco decidió que se restaure el edificio y el predio, obras que finalizaron este mes.

"Desde Nación se interpretó que poniendo en valor este sitio se daría más valor a la actividad turística que se desarrolla en toda la zona metropolitana. Para el municipio es estratégico que este lugar se vuelva a poner en valor, junto a otros emprendimientos de agroturismo que se van a ir desarrollando alrededor de la Capilla", afirmó Guillermo Barletta, director de Turismo de Las Heras. Además, el funcionario aclaró que "toda la intervención tuvo la aprobación de la Comisión Nacional de Monumentos, con un papel protagónico en el proyecto de la Dirección de Patrimonio de la Provincia. Es un proyecto sanmartiniano integral, que se completa con todo lo que se está haciendo en el Campo Histórico con la construcción de un Informador en la entrada y la renovación de sanitarios, entre otras acciones".

El proyecto de puesta en valor tiene un monto de inversión de casi $2.500.000, 70 por ciento de fondos nacionales y 30 por ciento municipales; gestionados ante la Secretaría de Turismo de la Nación en 2017 para destinarse a la Ruta Sanmartiniana.

La obra estuvo a cargo de la empresa contratista Diego Lucatto, que bajo la supervisión de la arquitecta Patricia Encinas, trabajó en la restauración del edificio: cubierta de techo; revoques, acabados y pintura en muros interiores y exteriores; reposición de piezas en pisos de ladrillo; restauración de escalera y coro de madera del edificio, bancos, altar, nichos de sepulturas, muebles y sacristía. También se trabajó en una nueva instalación eléctrica e iluminación interior y exterior de la Capilla Histórica El Plumerillo.

En un total de 52 m2 -separado del edificio-, se construyó un Informador Turístico con rampas de acceso, galería semi cubierta y sanitarios nuevos con cisterna para provisión de agua potable y conexión de cloaca directa, logrando separar así el núcleo húmedo del cuerpo principal de la construcción, ya que los baños que estaban agregados al cuerpo del edificio original –y que fueron demolidos-, deterioraban con su uso los muros originales.

El predio tiene un nuevo cierre con rejas sobre el frente de 20 metros lineales, reparquizado de 700 m2 con riesgo por aspersión y se rediseñó el espacio exterior del predio, con pisos de hormigón, nuevo equipamiento, forestación e iluminación del terreno. Además, se intervino el acceso y la plaza de ingreso con una nueva área ceremonial a cielo abierto y estacionamiento vehicular.

La historia de la Capilla

Los oratorios ubicados en las cercanías de las viviendas familiares eran usuales en las familias acomodadas de la época. La Capilla Sagrado Corazón de Jesús, también llamada "de los Segura" -por la familia propietaria-, fue visitada en aquella época por el General San Martín, y era frecuente que realizara actividades religiosas en el Campo de Instrucción El Plumerillo.

Hecho con materiales de la época, adobe y madera, el edificio fue destruido por el terremoto de 1861; por ello, en 1870, Elisia Segura decide mandar a reconstruir una nueva Capilla. Con el paso de los años, en 1935 su hija Elvira Quesada de Zapata, la dona a la Nación Argentina.

Escrito por: Redacción El Cogollito

Diario el Cogollito Somos todos, te invitamos a que nos conozcas un poquito más. #TeDesafioCompadre

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina