Fantasías sexuales
En relación a la actividad sexual, el cerebro es el órgano más importante y la imaginación es el mejor afrodisíaco.


Las fantasías sexuales o eróticas son un conjunto de ideas que surgen de representaciones mentales que una persona considera excitantes. Algunas pueden provocarse en forma voluntaria utilizando la imaginación y otras son involuntarias.

Estas fantasías son útiles para conocer el propio cuerpo con la masturbación y también pueden usarse para lograr mayor excitación al tener sexo con otra persona. Muchas de ellas están asociadas a “lo prohibido” y son “inconfesables”.

Lo excitante de la fantasía es justamente eso, que queden en el plano imaginario. Algunas pueden llegar a concretarse en la vida real y otras, no. Generalmente, aquellas que se realizan, dejan de tener ese efecto estimulante que tenían. Incluso es posible tener fantasías que no se quieran llevar a cabo nunca, ya que las personas pueden considerar que sería inaceptable el poder concretarlas (por ejemplo, tener sexo con la suegra).

Hay muchos tabúes asociados a las fantasías sexuales, entonces es frecuente sentir culpa o vergüenza al experimentarlas. Un mito muy común y totalmente falso es creer que tener fantasías sexuales estando en pareja indica que se está siendo infiel, como si existiese una especie de “infidelidad mental”. Algunas personas creen que si su pareja fantasea, es porque ya no tiene interés en ellas, pero esto no es así.

Las fantasías son muy comunes y es favorable que aparezcan. Incluso, se las estimula en la terapia sexológica para trabajar con personas que presentan bajo deseo sexual.

Son muy variadas, pueden consistir sólo en una imagen fija, en una escena similar a un video, pueden incluir situaciones que se hayan experimentado en el pasado, cosas que no hayan sucedido aún. Las fantasías pueden generar desde una sencilla excitación sexual hasta un orgasmo.

Cada persona tiene sus propias fantasías, por eso hay tantas como personas en el mundo. Se puede fantasear con lo que sea: personas, lugares, situaciones, objetos y demás. Hay gente que tiene fantasías con policías, con profesoras/es, con jefas/es, con el vecino o la vecina, en un ascensor, en un lugar público, en un avión, con compañeras/os del trabajo o la facultad, y así la lista sería interminable. De acuerdo al Instituto Madrid de Sexología, las fantasías más frecuentes son:

- Practicar sexo con una pareja distinta a la propia.

- Tener relaciones dentro de un grupo (orgía).

- Mantener relaciones sexuales con personas del mismo género (siendo una persona heterosexual).

- Tener relaciones sexuales con parejas anteriores.

- Hacer el amor en un lugar distinto al acostumbrado.

- Mantener una relación en la que se incluyan escenas violentas como el sadismo o masoquismo.

Y vos, ¿qué fantasías tenés?

Escrito por: Claudio Pilot

Licenciado en Psicología. Posgraduado en Sexualidad Humana y Consejería en Sexología Clínica. Director de la Diplomatura en Sexualidad de la Universidad de Congreso. lic.claudiojavierpilot@gmail.com

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

1 Comentario


  • Por: Anonimo
  • 05/03/2019 12:34:54

Con una persona de mi mismo sexo, hacerle todo lo que me gusta, seria conocer el otro lado de mi placer. descubrir uno nuevo

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina