#8Marzo De dónde venimos y hacia dónde vamos
Paloma Scalco, Concejal de Luján de Cuyo, reflexiona sobre la importancia de esta fecha...


Por un momento hoy 8 de marzo todas y todos podríamos dejar de lado la adrenalina comercial de la celebración por el Día de la Mujer y dar un repaso a sus conquistas a lo largo del tiempo. Pequeñas victorias que a los ojos de lo “natural” no representan mayor relevancia, pero que en vista de la historia son motivo de celebración para nosotras, las mujeres.

Nada ha sido liviano en nuestra historia, y eso bien lo supieron quienes llevaron como bandera de resistencia la igualdad de condiciones a finales del siglo XIX, como lo saben hoy aquellas mujeres que se reúnen , organizan y resisten los embates del neoliberalismo. Cada paso dado en el camino de la incansable tarea de conseguir solamente lo que parece justo, ha sido sinónimo de huelga, movilización, estigmatización y osadía.

Que el derecho al voto femenino, la lucha por las anticonceptivas, la lucha por los derechos laborales, el acceso a la educación y la participación poílitica, el divorcio vincular, la marea verde tantas otras se constituyan como pilares de ejemplo y fortaleza para seguir construyendo una sociedad de iguales.

Podemos elegir y ser elegidas, podemos ser médicas, abogadas, maestras, albañilas. Sin embargo todo esto tiene que ser un piso en nuestra lucha. Hoy necesitamos paridad en el ejercicio de la función pública, en el acceso a los cargos electivos y en las condiciones de contratación y participación laboral. Necesitamos ser más que las secretarias de género de las centrales sindicales, necesitamos dejar de ganar un 27% menos que los varones. Necesitamos que el trabajo doméstico deje de ser considerado un acto de amor y sea reconocido como tal, un trabajo.

Pero por sobre todas las cosas, necesitamos que los proyectos políticos cierren con las mujeres adentro. Necesitamos dejar de ser la variable de ajuste del neoliberalismo ,políticas públicas de prevención y promoción de derechos. Las víctimas tienen que dejar de ser las pibas, las niñas y las mujeres adultas que son obligadas a maternar o a morir en manos de la clandestinidad.

Las premisas de este nuevo 8 de marzo en nuestro país son claras.Nosotras paramos para que no exista una muerta más en manos de la violencia machista y la inacción del Estado. Nosotras paramos por educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Paramos porque nuestra lucha se nutre de la fuerza de los pañuelos blancos de las Madres y Abuelas de la Patria. Paramos por cada mujer trabajadora despedida y sumida en la pobreza,por cada mujer precarizada, porque el Estado es responsable. Paramos para lograr representación efectiva en puestos de decisión. Paramos para que en Luján de Cuyo se generen programas reales de prevención, se cuente con un refugio para mujeres víctimas de violencia que es una necesidad que se vuelve imposible de cumplir mientras gobierne el macrismo. Paramos porque nos queremos sanas y vamos a seguir luchando por tener un hospital público en el departamento. Paramos porque admiramos a las familiares de sobrevivientes del Próvolo y las acompañamos en su lucha incansable de justicia. Paramos para que pare la persecusión política, mediática y judicial a la mujer que está en el corazón de la mayoría los ciudadanos y ciudadanas de éste pueblo y representa la voz, la fuerza y la convicción de que en Argentina hay otro camino distinto al que hoy padecemos. Paramos porque estamos convencidas que es Nuestro Tiempo. 

Pero en especial y por sobre todas las cosas.

Por las que estuvieron, las que están y las que estarán.

#NiUnaMenos #NosotrasParamos #VivasNosQueremos

Escrito por: Redacción El Cogollito

Diario el Cogollito Somos todos, te invitamos a que nos conozcas un poquito más. #TeDesafioCompadre

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina