Sexo lésbico
En la sociedad actual, es una fantasía sexual muy común en los hombres cisgénero heterosexuales, el presenciar escenas de sexo lésbico. Pero deben saber algo: ellas no los necesitan.


La cultura en la que vivimos ha considerado por muchos años a la sexualidad como un tema tabú, es decir, un tema del que no se habla. Y en la cultura machista en la que estamos, mucho menos se habla del sexo entre mujeres.

Hay muchas formas de practicar sexo lésbico y sería muy extenso referirse a todas. Por eso sólo hablaremos de algunas de las prácticas más frecuentes.

Las mujeres cisgénero poseen el único órgano en el cuerpo humano dedicado exclusivamente al placer: el clítoris. La pequeña parte que vemos es sólo el glande, pero la mayor parte está escondida en el interior del cuerpo, donde dos raíces de aproximadamente 10 centímetros se extienden a cada lado. Incluso hay muchas mujeres cis (y hombres trans) que no conocen su propio clítoris. Y ya que únicamente existe para el placer, ¿por qué no usarlo?

Masturbación mutua

Hay tantas formas de masturbarse como mujeres en el mundo, ya que cada una experimenta el placer de forma diferente. Es importante tener en cuenta las zonas erógenas, es decir, aquellas partes del cuerpo que generan agrado al ser excitadas. En el cuerpo femenino, es común que haya satisfacción con la estimulación del clítoris, los pezones, el ano, los lóbulos de las orejas, entre otras. Hay que lavarse bien las manos para estimularse los genitales y emplear preservativos con los juguetes sexuales que se usen. Si se acaricia el ano con los dedos o algún juguete sexual, no hay que utilizarlos en forma simultánea en la vulva para evitar infecciones. También es fundamental tomarse el tiempo que se considere necesario para disfrutar la actividad y hacerlo en un lugar tranquilo. Algunas mujeres se sienten cómodas utilizando algún vibrador para estimular el clítoris, otras prefieren usar sus dedos. Es necesario prestar atención a la lubricación para que no haya lesiones. La intensidad, presión y tipo de movimientos dependerá del gusto de cada mujer.

Penetración vaginal

Otra forma de obtener placer consiste en estimular el clítoris y la cavidad vaginal con uno o más dedos, previendo que las uñas estén cortas. Estando en una actividad sexual con otra/s mujer/es, es importante utilizar preservativos o guantes de látex para la estimulación. Generalmente las caricias sobre el Punto G producen un orgasmo y, como ya hemos planteado en ocasiones anteriores, podemos definirlo como “un instante subjetivo de máximo o extremo placer, que es producto de una estimulación sexual.” Es una descarga psíquica y física, que implica contracciones musculares rítmicas en la región genital, y para poder alcanzarlo se necesita de un proceso previo de deseo y excitación, que son también parte de la respuesta sexual humana.

Frotación de vulvas

Esta actividad también es una de las más frecuentes en cuanto a la realización del sexo lésbico. Colocándose en cualquier posición que facilite el contacto genital, la acción de frotarse las vulvas resulta ser muy excitante y placentera. Además, se favorece la estimulación del clítoris y una rápida llegada al orgasmo.

Posición del “69”

Utilizar esta posición en el acto sexual, brinda a las mujeres involucradas la posibilidad de practicar sexo oral en forma simultánea, dando y recibiendo placer. Las personas se colocan pies contra cabeza, una de ellas boca arriba y la otra, encima. También pueden colocarse “de costado” en la cama o sobre la superficie en la que estén (piso, colchoneta, césped, playa, entre otros lugares). Ubicadas en esta posición, los cuerpos simulan formar un número 69 (de allí el nombre de esta pose). Así se experimenta la sensación de estar brindando y recibiendo sexo oral en el mismo momento, lo cual es extremadamente placentero, y es probable que se alcance un orgasmo en un tiempo relativamente breve.

Al hablar de personas lesbianas, automáticamente pensamos en dos mujeres cisgénero. Pero debemos saber que hay mujeres transgénero a las que les gustan las mujeres, entonces ellas también son lesbianas. Es decir, que es posible que haya parejas de dos mujeres, siendo una transgénero y la otra cisgénero, o las dos cis o las dos trans. En el caso de dos mujeres trans, podrán acceder a otras formas de dar y recibir placer.

Además, es importante aclarar que el hecho de que dos o más mujeres mantengan una actividad sexual, no implica necesariamente que sean homosexuales. Es decir, que el acto sexual es una conducta que puede o no tener que ver con la orientación sexual de las personas. O sea que las mujeres que mantengan sexo entre ellas pueden ser de cualquier orientación sexual (homo, hetero, bi, pansexual o incluso asexual).

La importancia del uso de guantes y el campo de látex

Generalmente el uso de preservativos está asociado solamente a la anticoncepción, pero debemos saber que no sólo sirve para eso. Su utilización es muy importante en todas las actividades sexuales para prevenir la transmisión de infecciones, indistintamente del sexo y/o género de las personas involucradas. Para poder hacer un campo de látex, tenemos que abrir un preservativo masculino, desenrollarlo en su totalidad y, con una tijera o las manos, retirar la argolla que está en la base. Luego, hay que cortarlo de un extremo a otro, en forma vertical. Así se forma un rectángulo de látex, y debe colocarse entre la boca y la vulva o el ano, para el sexo oral. Es importante que el látex cubra toda la boca, no sólo la lengua, para que la protección sea eficaz. Además, es importante utilizarlo para realizar la fricción de vulvas, y así evitar el intercambio de fluidos. En caso de que se opte por realizar penetración con los dedos, es importante el uso de guantes de látex. Y si se realiza penetración con juguetes sexuales, hay que utilizarlos también con preservativo.

Debemos saber que el cuidado en las relaciones sexuales es responsabilidad de todas las mujeres involucradas en la actividad.

Toda práctica sexual debe ser consentida. Elijas la forma que sea para dar y/o recibir placer, usá protección siempre. Cuidate y cuidá a la/s mujer/es con la/s que mantengas actividad sexual.

Escrito por: Claudio Pilot

Licenciado en Psicología. Posgraduado en Sexualidad Humana y Consejería en Sexología Clínica. Director de la Diplomatura en Sexualidad de la Universidad de Congreso. lic.claudiojavierpilot@gmail.com

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina