“Me angustio después del orgasmo”
Hoy el Lic. Claudio Pilot nos dice: Hablemos de la disforia postcoital


En simples palabras, podemos definir a la disforia postcoital como el sentimiento de tristeza que aparece en algunas personas después de un acto sexual. Esta angustia puede aparecer también después de un orgasmo obtenido por la masturbación. Hay que descartar la presencia de situaciones de abuso sexual en la historia de vida de la persona, ya que esto indefectiblemente tendrá influencia en el ejercicio de la sexualidad.

Para poder detectarla, es importante saber que no hay uno sino varios síntomas. A nivel del pensamiento por ejemplo, es común la aparición de ideas indeseadas por la persona  que le causan sentimientos de culpa. También es posible que se produzca alguna crisis de llanto, aumento del ritmo cardíaco y de la respiración. Si esto se hace algo cotidiano, es común que la persona evite situaciones de índole sexual por temor a que se presente esta “disforia”. Es muy importante aquí la educación sexual que haya o no recibido la persona a lo largo de su vida, ya que si la misma ha sido muy restrictiva o con sesgos religiosos, probablemente se haya aprendido que el placer es algo “malo”, o “un pecado”, haciendo que sea común la aparición de sentimientos de culpa vinculados al placer.

De acuerdo a las distintas experiencias cotidianas, puede ser algo que no genere preocupación si esto se presenta en algún momento particular o en forma aislada. Pero ya cuando se convierte en algo habitual, y se produce prácticamente luego de cualquier tipo de actividad sexual, ya sea en forma individual o estando con otras personas, es necesario buscar ayuda profesional.

Posibles tratamientos

Con abordaje psicoterapéutico individual o de parejas, es posible notar mejorías. Es importante enfocarse en el fortalecimiento de la autoestima. También es necesario deconstruir mitos, prejuicios e ideas erróneas asociadas a la sexualidad.

Si la persona que padece esta disforia se encuentra en pareja, es importante prestar atención a cómo es esta relación, de qué manera se comunican, cómo se sienten emocionalmente. Además, hay que descartar la presencia de interacciones violentas o agresivas de cualquier tipo, ya que esto siempre influye desfavorablemente en cualquier tipo de vínculo interpersonal. Por su lado, es importante que la otra persona no critique ni se enoje por la situación, sino que brinde apoyo y contención.

La sexualidad en la pareja no se refiere sólo al acto sexual de penetración, ya que eso es sólo una parte. Es muy importante brindarse cariño mutuo, besarse y abrazarse, poder dialogar, contener y sentir que hay contención del otro lado.

Escrito por: Claudio Pilot

Licenciado en Psicología. Posgraduado en Sexualidad Humana y Consejería en Sexología Clínica. Director de la Diplomatura en Sexualidad de la Universidad de Congreso. lic.claudiojavierpilot@gmail.com

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina