Abuso sexual: La importancia de la Educación Sexual Integral para su prevención
Aunque parezca increíble, hay aún muchísimas escuelas en el país que vulneran el derecho de niñas, niños y adolescentes a recibir Educación Sexual Integral.


Usualmente se cree que la palabra sexualidad es sinónimo de acto sexual, pero estamos frente a un importante error si creemos eso, ya que no es lo mismo sexo que sexualidad. De acuerdo a la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS), “la sexualidad es un aspecto central del ser humano presente a lo largo de su vida. Abarca el sexo, las identidades y los papeles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción.”

Hace no muchos años, cuando por ejemplo, alguna hija o hijo nombraba la palabra “sexo”, se le decía: “de eso no se habla”. La mayoría de la gente piensa “¿qué le vamos a decir a una nena o a un nene de 3 o 4 años? ¿Le vamos a hablar de actos sexuales?” Por supuesto que no, porque esos temas no coinciden por el momento con su etapa de desarrollo. Pero sí podemos sentar bases para prevenir situaciones de abuso sexual, hablar acerca de todo lo que tiene que ver con el cuidado del cuerpo y la higiene. Además, podemos enseñar que toda la gente tiene los mismos derechos y oportunidades, que no hay juguetes o colores “de nene” o “de nena”, que ninguna persona es superior o inferior a otra por sus características físicas o de personalidad, por su género, por su orientación sexual, por su forma de hablar o de comunicarse, por el lugar en el que vive, por cómo es su familia. De esta forma, estaríamos haciendo prevención de situaciones de bullying, de discriminación y de violencia de género. Estaríamos fomentando el respeto y la aceptación de las diferencias entre las personas.

La ley 26.150 crea el Programa Nacional de la Educación Sexual Integral y, en su primer artículo, dice: “Todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada (…) A los efectos de esta ley, entiéndase como educación sexual integral la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos.”

Todas las instituciones educativas tienen la obligación de elaborar un proyecto para implementar la ESI en todos sus niveles, en forma laica y con fundamentos científicos. Es importante saber que la llamada “Educación para el amor” que se imparte en algunos colegios religiosos no es ESI.

Prevención del Abuso Sexual Infantil (ASI)

- Es muy importante enseñarle a cualquier niña/o que su cuerpo es suyo, y que ninguna persona puede tocarlo sin su permiso.

- Debemos decirles cómo se llaman todas las partes del cuerpo, usando los términos correctos, sin inventar nombres. Se llama “pene”, no “pitito”. Se llama “vulva”, no “chochita”.

- Es muy importantes dejarles en claro que si alguna caricia no les gusta, tienen derecho a rechazarla y decir que no, sin importar si proviene de una persona que sea familiar o no. En este mismo sentido, no hay que obligarles a que saluden a nadie con besos y/o abrazos si así no lo quieren.

- Es fundamental enseñarles a decir NO, cuando alguna persona quiere obligarles a hacer algo que ellas/os no quieran. Deben incorporar que No significa No. De esta forma, les enseñamos a diferenciar cuándo algo es consentido y cuándo no lo es.

- Con respecto a los “secretos”, es fundamental enseñar que hay distintos tipos de secretos, que algunos son buenos y chiquitos, y que hay otros que son grandes, pesados o malos. Que cuando un secreto genera molestia o les hace sentir mal, no hay que guardarlos sino que inmediatamente hay que comunicárselo a una persona adulta para que brinde su ayuda.

- Además, tenemos que enseñar que ninguna persona tiene que mirarles ni tocarles las partes genitales del cuerpo. Y que si eso sucede, tienen que decirlo de forma inmediata, que no hay que guardar esto como secreto porque es algo que hace mucho mal.

El acceso a la Educación Sexual Integral ES UN DERECHO de niñas/os y adolescentes.

Escrito por: Claudio Pilot

Licenciado en Psicología. Posgraduado en Sexualidad Humana y Consejería en Sexología Clínica. Director de la Diplomatura en Sexualidad de la Universidad de Congreso. lic.claudiojavierpilot@gmail.com

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina