¿Qué es la Asexualidad?
Se estima que entre el 1% y 3% de la población mundial es asexual. Hoy el Lic. Claudio Pilot nos cuenta de que se trata...


Cuando hablamos de orientación sexual, nos referimos a la capacidad que posee cada persona de sentir atracción emocional, afectiva y/o sexual hacia otras personas.  Lucas Platero, Docente de Intervención Sociocomunitaria de España, plantea que la orientación sexual responde a la pregunta “¿quién me gusta?: me gustan los hombres, me gustan las mujeres, me gustan los hombres y las mujeres, no me gustan ni los hombres ni las mujeres, mi deseo no tiene que ver con el hecho de ser hombres o mujeres.” Debemos saber que la orientación sexual no está determinada ni por la identidad de género ni por la genitalidad de cada persona.

Hasta el momento, se ha demostrado la existencia de cinco tipos de orientaciones sexuales:

- Homosexual: implica la atracción entre personas del mismo género.

- Bisexual: implica la atracción hacia mujeres y hombres.

- Heterosexual: implica la atracción hacia personas de un género diferente a aquel con el cual la persona se identifica.

- Pansexual: implica la atracción hacia personas, indistintamente del género de estas.

- Asexual: implica que no se experimenta atracción sexual hacia ninguna persona.

Las orientaciones sexuales se descubren entre los 3 y los 5 años de edad, se redescubren en la pubertad/adolescencia y son inmodificables. Es importante dejar en claro en forma explícita que las orientaciones sexuales no son una elección voluntaria, es decir, nadie elige ser homosexual, bisexual, heterosexual, asexual o pansexual. No hay “causas” de las orientaciones sexuales. Simplemente, se descubren.

Tampoco hay cuestiones vinculadas a “lo normal y lo anormal” cuando hablamos de estos temas. Sin embargo, culturalmente hay una lógica errónea que genera confusión y discriminación, ya que pareciera ser que no se permite la aceptación de las diferencias ni de aquello que no “encaje” en los parámetros estipulados socialmente por la “heteronormatividad”. Muchas veces, por influencia de las presiones sociales, las personas no asumen su orientación y la reprimen por tiempo indefinido.

En la actualidad no se habla mucho de la asexualidad pero es importante visibilizar su existencia.

No debemos confundirla con el “bajo deseo sexual”, ya que aquí sí hay atracción hacia otras personas, pero lo que no hay son ganas de llevar a cabo actividades sexuales. Tampoco debemos confundirla con la “abstinencia sexual”, ya que esta última es una conducta, generalmente motivada por creencias personales o religiosas, pero que a nivel del comportamiento no haya actividad sexual no implica que la persona no tenga orientación sexual.

Hay personas asexuales que tienen interés en formar una pareja y tener hijas/os, entonces quizá se involucran con otra persona y pueden tener relaciones sexuales, más allá de que no experimenten el deseo de hacerlo. Muchas veces lo hacen porque han generado un vínculo afectivo, ya que por más que no experimenten atracción sexual pueden tener atracción romántica, afectiva o cariñosa hacia otras personas.

Se estima que entre el 1% y 3% de la población mundial es asexual.

No hay orientaciones sexuales que sean “mejores” o “peores” que otras. Todas las personas tenemos una orientación sexual, y son todas igualmente válidas. Debemos aceptar la diversidad en torno a la sexualidad.

Escrito por: Claudio Pilot

Licenciado en Psicología. Posgraduado en Sexualidad Humana y Consejería en Sexología Clínica. Director de la Diplomatura en Sexualidad de la Universidad de Congreso. lic.claudiojavierpilot@gmail.com

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina