Sexo casual
El sexo casual o “touch and go” (“toco y me voy”, por su traducción del Inglés), es un tipo de actividad sexual destinada exclusivamente al placer, ya que no implica la necesidad de involucrarse afectiva ni emocionalmente con la/s otra/s persona/s.


Pareciera ser que el lugar del sexo en los vínculos de pareja ha ido cambiando a través del tiempo. Si bien no es ni ha sido así para toda la gente y no se debe generalizar, es posible pensar que hasta hace unos años, lo primero era conocerse con alguna persona y, en caso de atracción mutua, comenzar a salir para afianzar ese vínculo. Probablemente al tiempo se oficializaría esa relación con el noviazgo, para después de un tiempo casarse, y así, “llegando vírgenes al matrimonio”, tener relaciones sexuales por primera vez en la famosa “Noche de Bodas”. Estas fases se basan solamente en los modelos de pareja heterosexual, influenciados por mandatos sociales, morales y religiosos.

El sexo casual ha existido desde siempre, sólo que antes se lo ocultaba y no se visibilizaba. Las religiones sobrevaloran la virginidad y descalifican la sexualidad. Pero como es típico de este tipo de creencias  machistas, lo sexual le es permitido a los hombres (cisgénero y heterosexuales) y es castigado en las mujeres. La “virginidad” le era exigida a la mujer como una obligación, pero en caso de que el hombre no fuera virgen, se le “perdonaba”, por el sólo hecho de ser hombre. Esto se ha sostenido así durante años por el machismo y el patriarcado. Pero por suerte, con los avances científicos, los movimientos socioculturales y gracias al feminismo, el rol de la mujer ha ido cambiando. De a poco, el patriarcado se va cayendo y se va a caer.

En la actualidad, y con respecto a un futuro vínculo de pareja, generalmente el lugar del sexo tiende a ser el primero. Dos personas se conocen brevemente para tener sexo, y después ven si sólo queda ahí y no se ven más, o si continúan con la comunicación y el fortalecimiento del vínculo para afianzarlo en una pareja estable con objetivos en común.

En lo que respecta al sexo casual, no es necesario tener la intención de formar pareja o salir con alguien para llevarlo a cabo. Este tipo de relaciones incluye múltiples conductas,  que pueden ir desde un manoseo hasta actividades de sexo grupal. Hay quienes sostienen la creencia de que quien realiza este tipo de prácticas tiene problemas con la valoración personal y/o la autoestima, pero las actividades vinculadas a la vida sexual no necesariamente tienen que ver con el hecho de la autovaloración.

Hay personas a las que les interesa el sexo casual y otras a las que no, cada cual actuará conforme a sus convicciones. La vida sexual es algo íntimo, particular y subjetivo para cada ser, por lo que no se debe juzgar ni criticar lo que hace sexualmente la gente.

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de tener sexo casual

. Es fundamental que haya consentimiento de las personas involucradas en la actividad, es decir, que todas acepten en forma consciente y voluntaria, tener relaciones sexuales.

- Es de extrema importancia priorizar medidas de cuidado y protección. Por ello es esencial, para todo tipo de actividad sexual, el uso de preservativos, campos y/o guantes de látex, para prevenir la transmisión de infecciones. Además hay que utilizar métodos anticonceptivos cuando sea necesario. Se sugiere la realización de controles médicos con frecuencia.

- En básico eliminar mitos, creencias y prejuicios morales asociados a este tipo de actividad, ya que sino luego la persona sentirá un enorme sentimiento de culpa y probablemente se autocastigue por lo que hizo. Hay que tener en claro que no es algo malo hacerlo.

- Es necesario que las personas involucradas determinen sus “reglas del juego”, es decir, establecer qué está permitido y qué no, qué les gusta y qué no.

- Hay que pensar antes de actuar, anticipándose a las posibles consecuencias de los actos. Es necesario dejar en claro desde un principio las propias intenciones. Se trata de una actividad para dar y/o recibir placer, lo que significa que no incluye manifestaciones románicas y/o amorosas. En este sentido, no es aconsejable estar con una persona que tenga intenciones diferentes, ya que no está bien “jugar” con los sentimientos de nadie.

- No debe efectuarse ni tolerarse ninguna forma de maltrato.

- Se elija la forma que se elija para dar y/o recibir placer, hay que cuidarse y cuidar a las demás personas.

Escrito por: Claudio Pilot

Licenciado en Psicología. Posgraduado en Sexualidad Humana y Consejería en Sexología Clínica. Director de la Diplomatura en Sexualidad de la Universidad de Congreso. lic.claudiojavierpilot@gmail.com

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

1 Comentario


  • Por: Ale
  • 13/05/2019 23:41:11

Muy buena la nota!! Práctica y visibiliza una práctica q históricamente ha Sido vulnerada por el patriarcado, religiones, etc. Si la gente disfrutase más del sexo se enfermaría menos je... saludos

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina