Posición “69”
Utilizar esta postura en el acto sexual, brinda a las personas involucradas la posibilidad de practicar sexo oral dando y recibiendo placer simultáneamente.


Para llevarla a cabo, las personas se colocan pies contra cabeza, una de ellas boca arriba y la otra, encima. También pueden colocarse “de costado” en la cama o sobre la superficie en la que estén (piso, colchoneta, césped, playa, entre otros lugares). Ubicados en esta posición, los cuerpos simulan formar un número 69 (de allí el nombre de esta pose). Quienes están realizando el 69 experimentan la sensación de estar brindando y recibiendo sexo oral en el mismo momento, lo cual es extremadamente placentero, y es probable que se alcance un orgasmo en un tiempo relativamente corto.

A la práctica de sexo oral sobre la vulva se la conoce técnicamente como “cunnilingus”, y consiste en utilizar la boca y la lengua para estimular la zona. Se sugiere hacer masajes circulares con la lengua sobre la vulva en general, recorriendo la entrada vaginal, y deteniéndose en la zona del clítoris, para comenzar a hacer sobre este, movimientos cortos y repetitivos. Hay que consultarle a la persona cómo se siente con esta estimulación, ya que el clítoris tiene mucha sensibilidad y en ocasiones puede resultar algo incómodo y no placentero.

En relación a la succión del pene, el término apropiado es “felación”, aunque se lo conoce coloquialmente como “pete”. Puede comenzar a estimularse la zona de los testículos con la lengua, mientras con una mano se sostiene el pene y se lo masturba. Luego se introduce el glande del pene en la boca, para hacer masajes con la lengua, y de a poco ir introduciéndolo más en la cavidad oral, simulando movimientos de penetración, mientras se acarician los testículos. Es muy importante no utilizar los dientes, ya que se puede dañar gravemente la zona. No hay que forzar a la persona que está realizándolo a que se meta todo el pene en la boca, ya que puede ser algo incómodo y violento.

A la estimulación oral del orificio anal se la conoce técnicamente como “anilingus” y coloquialmente como “beso negro”. Se recomienda abrir las piernas de la persona para hacerle masajes circulares con la lengua sobre el orificio anal en un principio, para luego comenzar a simular una “penetración” con la lengua, directamente en la entrada del ano.

La importancia del preservativo

Como en un principio sólo se vinculaba la sexualidad con la reproducción, el uso del preservativo estuvo asociado a evitar embarazos en el sexo vaginal y no se lo vinculaba a prácticas orales o anales ya que no implicaban posibilidad de embarazo. Pero pensar de esa manera implica un grave error, ya que se está desatendiendo a algo fundamental que es la prevención de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). Para todas las prácticas sexuales, sean anales, orales o vaginales, es indispensable utilizar preservativos. También para prácticas de masturbación mutua ya que puede haber intercambio de fluidos. El condón, siendo un método de barrera, previene las ITS, ya que evita que entren en contacto las secreciones corporales.

Debemos saber que el cuidado en las relaciones sexuales es responsabilidad de todas las personas involucradas en la actividad. Es necesario usar los condones en forma correcta para que sean efectivos.

Toda práctica sexual debe ser consentida. Elijas la forma que sea para dar y/o recibir placer, usá siempre preservativos. Cuidate y cuidá a la/s persona/s con la/s que mantengas actividad sexual.

Escrito por: Claudio Pilot

Licenciado en Psicología. Posgraduado en Sexualidad Humana y Consejería en Sexología Clínica. Director de la Diplomatura en Sexualidad de la Universidad de Congreso. lic.claudiojavierpilot@gmail.com

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

1 Comentario


  • Por: Maxi
  • 12/08/2019 22:30:23

Muy buena nota Claudio!! El hecho de no estar viendo genera mucha sorpresa, además de que se favorece esa comunicación corporal, ese juego entre presión y ritmo...

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina