Enterrados
A veces salir de un sitio oscuro depende solo de una mano y mirada que nos cobije… ¿Será? Lee la nueva poesía de Micaela Aguirre que cada semana nos llena de amor.


Hoy hablé por la mañana con mi reflejo después de tanto tiempo,

ya no alanzaba con hablarle en las hojas de mi cuaderno,

debía decírselo en la cara.

 

-No ves que estoy cansada,

que llevo días tratados de salir

pero vos seguís tirando con fuerza para que caiga.

¿Acaso te ríes de mi cuando lo hago?

Déjame que viva un poco

y que mi sonrisa

se vuelva una rutina.-

Le dije con un tono que conmueve

siempre a la audiencia.

 

El como si viera en el espejo lo desarmada que estoy por dentro

abrió los ojos tan grandes que puede ver su sorpresa al escucharme

 y como asimilaba lentamente lo que le había dicho.

 

No contestó pero me dedicó una sonrisa

y luego me dio la mano.

Así fue como nos entendimos,

sin tantas palabras,

sin tantas lágrimas

y salimos de nuestro entierro.

Escrito por: Micaela Aguirre

"Escribo para seguir viviendo" - Estudiante de Licenciatura en Letras y profesorado de grado Universitario en Lengua y Literatura - Redes: @_aguirre_micaela_

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina