Miguel Ángel Díaz y una vida
Este lasherino descendiente de huarpes y retirado de la IV Brigada Aérea, fue el primer mecánico inspector de vuelo del cuatriplaza Morane Saulnier MS 760 París, avión que el viernes fue puesto en valor en la tradicional rotonda de Jujuy, avenida Gobernador Ricardo Videla y Acceso Norte.


El viernes fue puesto en valor el emblemático avión de la tradicional rotonda de Jujuy, Avenida Gobernador Ricardo Videla y Acceso Norte, con mejoras integrales en puentes, parquizados y luminarias en toda la circunvalación que une los departamentos de Ciudad, Las Heras y Guaymallén. El avión icónico del ingreso a Mendoza es un cuatriplaza Morane Saulnier MS 760 París usado principalmente para entrenamiento de nuestra Fuerza Aérea, en los años '60 y '70; llegó a nuestro país a mediados de 1959, en un primer lote proveniente de Francia, transferido a la IV Brigada Aérea y puesto en servicio por su personal.

En ese equipo de especialistas se encontraba Miguel Ángel Díaz, Jefe de Inspecciones, uno de los mejores  mecánicos de vuelos que tuvo la IV Brigada Aérea. Su vida es una postal de aviones cursando el cielo y en los hangares donde este hombre, oriundo de Las Heras, "curaba" a todos los pájaros mecánicos que entraban a la IV Brigada Aérea.

 

"Entré a la IV Brigada Aérea  en el 53´. Me recibí como personal civil y fue en el 59´ que entró este cuatriplaza a mi hangar para ser recuperado", explica Miguel durante la apertura de la remozada Rotondo del Avión, mientras señala al avión de la tradicional rotonda de Jujuy, Gobernador Ricardo Videla y Acceso Norte.

"Muchas veces se despierta, y nos dice que soñó de nuevo que camina hasta el auto, se sube y viaja hasta el hangar de la IV Brigada Aérea,  donde está repleto de aviones para ser reparados y que se sorprende de lo luminoso que luce el lugar", así lo relata Gladys Díaz, una de las hijas de Miguel y refleja con su relato la pasión de su padre por los aviones en un sueño donde él sigue trabajando.

Es que, como comentan sus hijos, su devoción por su trabajo lo hizo ir muchas veces en bicicleta, con lluvia y hasta con 4 o 5 pre infartos a arreglar en el hangar a sus "otros hijos". Nacido el 5 de julio de 1935, se retiró en el 2002 como Jefe de Inspecciones de Vuelos, si bien dejó de arreglar aviones, su otra pasión, la familia, fue en ese momento su sustento emocional que le permitió seguir adelante.

Una familia en el sentido amplio del término. Es que el legado de descendientes de  Miguel Díaz es admirable: 6 hijos, 20 nietos, 40 bisnietos y 8 tataranietos. "Mi hijo menor me salió amante por los aviones", declara Miguel "El Chupino" Díaz, como se lo conoce en la IV Brigada Aérea. Nacido en el distrito El Plumerillo, sus hijos e hijas son testigos de su vida: Gladys, Miriam, Alfredo, Marisa, Griselda, Hugo.

"Cada vez que había inspecciones de aviones, esas naves no volaban si no estaba mi papá, todo debía pasar por su manos, él daba el diagnóstico final", detalla Miriam Díaz, la segunda hija de Don Miguel. Su vida no fue sólo en el hangar, gran piloto de vuelo, estuvo en el conflicto bélico del Canal de Beagle y aterrizó en Río Negro durante la guerra de las Islas Malvinas. Sus inspecciones de aviones eran requeridas en todo el país.

Como un cirujano o un alquimista, en la década del 70 arregló un avión que los expertos del momento decían que ya no debía volar. Miguel Díaz lo miró un largo rato, lo toco, se subió a la cabina y a la semana esa nave salió volando del hangar. La IV Brigada Aérea, por su destacada labor le regaló un viaje a Perú junto a su familia.

Son algunas de las tantas anécdotas que lo pintan de cuerpo entero cuando sus hijos dicen que "no nació en una cuna sino en una cabina de avión".

La Rotonda del Avión, patrimonio afectivo de los mendocinos

La puesta en valor de dicho avión fue un trabajo conjunto entre el Gobierno de la Provincia de Mendoza, la Municipalidad de Las Heras, la Dirección de Vialidad Provincial y la IV Brigada Aérea. De la inauguración participaron junto al gobernador de la Provincia, Alfredo Cornejo, los intendentes de Capital, Guaymallén, y Las Heras, Rodolfo Suarez, Marcelino Iglesias, y Daniel Orozco respectivamente.

Esta nave llegó a la Argentina en 1958 y una década más tarde, una vez que en Mendoza comenzó a funcionar el curso específicamente dedicado a pilotos de combate (CB2), el avión alcanzó su época más reconocida. Desde 1968 y por casi 20 años, fue la nave en la cual se formaron los pilotos más avezados de esta parte del mundo, incluidos los que actuaron en la Guerra de Malvinas.

El emblemático avión, un cuatriplaza es un Morane Saulnier MS 760 París, ubicado en la rotonda de Jujuy, Avenida Gobernador Ricardo Videla y Acceso Norte fue trasladado hace 70 días por el Acceso Norte hasta el Aeropuerto Francisco Gabrielli, donde ingresó a las instalaciones de la IV Brigada Aérea para ser restaurado por especialistas con material y elementos aportados por la Municipalidad de Las Heras.

La puesta en valor del emblemático Morane Saulnier MS 760 París forma parte de la obra de modernización de la avenida Costanera, donde la denominada Rotonda del Avión marca el extremo norte de los trabajos que han sido diseñados para jerarquizar uno de los ejes viales con mayor caudal de tránsito de la provincia.

El avión es un emblema del ingreso norte a Mendoza y desde su instalación, en 2005, nunca había sido restaurado. La obra que se está desarrollando sobre la avenida Costanera está transformando progresivamente toda la zona a partir de la construcción de nuevos puentes,  nuevos espacios parquizados e incorporación de las luminarias LED que ya han sido colocadas.

Escrito por: Redacción El Cogollito

Diario el Cogollito Somos todos, te invitamos a que nos conozcas un poquito más. #TeDesafioCompadre

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina