El puerperio
Es una nueva etapa en la vida de la madre que hace poco dio a luz, se generan cambios físicos y psicológicos. En esta nota la Lic. Ana Gericke nos cuenta de esos cambios y nos brinda consejos para no angustiarnos y disfrutar de la maternidad.


Luego del parto comienza una nueva etapa a la que tu pareja y vos tendrán que adaptarse. El ritmo de la vida diaria se modificará por la llegada del “nuevo inquilino”: el bebé, que requiere toda su atención y responsabilidad. Todo ello puede suponer para los dos un gran esfuerzo que deben tomar con calma, y si es posible, buscando la ayuda de alguien que colabore en las tareas de la casa. Sobre todo, no tienen que angustiarse.

ASPECTOS FÍSICOS:

A nivel físico, también suceden cambios hasta recuperar el estado normal del organismo. El útero, la vagina, los ovarios, los músculos abdominales, etc., deben volver a sus dimensiones habituales.

Esta recuperación física sucede en un período de tiempo muy corto, entre las seis y ocho semanas siguientes al parto.

Los principales cambios durante el puerperio son:

• Involución (volver al estado anterior) de órganos y sistema hormonal.

• Adaptación de la mama para la lactación.

Los cambios físicos durante el puerperio tienen como fin:

• La prevención de infecciones en la vejiga, mamas y útero.

• El retorno al estado normal de las estructuras pélvicas, y especialmente el útero, que recobra sus características previas a la gestación.

• Recuperar el tono muscular del abdomen, perdido por la distensión producida por el embarazo.

• La lactancia comienza a partir del nacimiento del niño y puede prolongarse tanto como la madre y el bebé quieran, aunque pasados los seis primeros meses haya que introducir otros alimentos para complementar la dieta.

Después del parto cuida tus cabellos ya que estos sufren una caída natural. Para fortalecerlos y detener la caída es útil la aplicación de compresas de levadura de cerveza, éstas contienen las vitaminas necesarias. Toma una dieta correcta que contenga todos los elementos necesarios para la nutrición del cuero cabelludo.

Escoge un tipo de champú que sea apropiado para tu cabello, si éste es seco, aplícate una crema suavizante, no utilices el secador ni muy cerca, ni demasiado caliente, y no recojas el pelo con gomas elásticas.

ASPECTOS PSICOLÓGICOS

Los primeros dos o tres días tras el parto, están caracterizados por la pasividad y la dependencia. Estás ansiosa por tomar decisiones, influida por todo tipo de sugerencias, estás preocupada por tus necesidades y principalmente, por las de tu hijo.

Se trata de una fase de adaptación que, a partir del tercer o cuarto día, consistirá en asumir la nueva situación familiar y por supuesto, en unos tremendos cambios que tu organismo sufrirá para volver a su estado previo al embarazo.

La depresión postparto es padecida por un elevadísimo porcentaje de mujeres. La causa física que la produce es la disminución del nivel de estrógenos y progesterona.

Psicológicamente se explica como el desajuste producido entre las fantasías que habías mantenido durante la gestación y la realidad; tu hijo ya tiene forma y necesidades muy concretas.

La intensidad y duración de la depresión varía según sea leve o mayor. El primer caso es el más frecuente, se inicia en los primeros días del postparto y remite de forma espontánea a las dos semanas. La mujer se siente cansada, apenada, llora, está muy sensible a cualquier cometario, ansiosa, abatida, con dificultades para dormirse y con el sentimiento de no ser capaz de atender a su hijo. Suele ser suficiente el apoyo de su entorno. Sólo el 10/20% de las puérperas sufren la depresión mayor que se manifiesta en cambios en el sueño, la energía, el peso y la líbido. Normalmente se inicia en las cuatro primeras semanas tras el parto y se recomiendan medidas de orden general, como la psicoeducación. Puede durar dos o tres días, e incluso semanas o meses.

Para superar las ansiedades posteriores al parto es necesaria la acción preventiva, es decir, la preparación a la maternidad y la crianza, que te ayudarán a asumir tu nuevo papel de madre.

Consejos prácticos para la prevención de la depresión posparto:

-la nutrición y alimentación: Después del parto es normal sentirse cansada, tu cuerpo ha perdido sangre y nutrientes y debes recuperarlos. La ayuda es importante y comer bien puede depender de esta ayuda. Aunque no tengas mucho apetito es fundamental tanto para ti como par tu hijo, llevar una dieta rica en proteínas, vitaminas, etc. lo mejor, una dieta mediterránea y equilibrada, con todos los líquidos necesarios, de 1 a 2 litros. La ingesta de levadura de cerveza enriquece la leche materna por su contenido en vitaminas del grupo B, ácido fólico, ácidos grasos y minerales.

Si eres mala comedora, puedes tomar suplementos polivitamínicos, habla con tu matrona (obstetra) o tu médico.

-En cuanto al sueño y al descanso: Es importante aprovechar los periodos de descanso de tu hijo, independientemente de la fase del día que sea. Los primeros 15 días son cruciales y llegado el caso que no durmieses o descansases lo suficiente, se podría agravar la recuperación.

Utiliza técnicas de relajación, duchas o baños relajantes. Ojo si tomas algún fármaco siendo madre lactante, porque puede pasarle a tu hijo a través de la leche.

-En cuanto a las visitas: Es importante organizarse las visitas de los familiares y amigos, las llamadas de teléfono, etc. Muchas veces, con buena intención, acuden a verte a horas en las que estás descansando o atendiendo a tu hijo (baño, lactancia,). Puede que te resulte algo violento, al principio programar las visitas, pero a la larga, lo agradecerás. Tener que estar pendiente todo el día de visitas a deshora, además de todos los cambios físicos y psicológicos que estás experimentando, puede desbordarte y convertirse en un riesgo añadido innecesario.

-En cuanto al ejercicio: Levántate de la cama el mismo día del parto. Alterna descanso y movimiento; te beneficiará psicológicamente y evitará complicaciones propias del puerperio. Es posible que los primeros días no te apetezca salir a la calle, dependerá de cómo te encuentres, pero tampoco debes quedarte mucho tiempo sin salir. Puedes aprovechar y dar un paseo de 30 min con tu hijo, a una hora adecuada. Los beneficiará a los dos, tú por el ejercicio y los dos por el sol. Progresivamente, puedes ir incorporando otros ejercicios a tu vida diaria, consulta con tu matrona para que te indique los ejercicios más adecuados. Tener un buen tono corporal te ayudará a sentirte más despejada y centrada.

Por último, en esta etapa de posparto, los importantes sois vosotros, la familia; debes cuidarte y sobre todo dejarte cuidar, el 90% de las mujeres lo superan sin problemas.

Ante todo, Recuerda: La matrona (obstetra o partera) es la profesional tuya de referencia, cualquier duda o situación puedes consultarla con ella, seguro que te orienta a la mejor de las soluciones.

PREOCUPACIONES MÁS FRECUENTES EN EL PUERPERIO

Algunas cuestiones que suelen preocupar después del parto son:

¿Cómo realizar la cura de los puntos, si los tienes?

Si se ha efectuado una episiotomía o has tenido un desgarro, es necesario que mantengas siempre la herida limpia y seca para su total cicatrización. De ahí que:

• Debas mantener los hábitos de higiene habituales (ducha) pero evitando el baño por lo menos durante los primeros días (no es necesario utilizar ningún antiséptico específico) y siempre que lo necesites tras defecar u orinar pero sin realizar baños de asiento, es mejor que el agua corra y limpie por arrastre.

• Realiza siempre el lavado a chorro y en dirección de la vagina al ano, nunca en sentido contrario y sécala bien, presiona (empapando) con una compresa sobre la herida (no la arrastres por encima de ella) y quedará seca.

• Cámbiate de apósito con mucha frecuencia (mejor que éstas sean de algodón).

• No utilices bombachas sintéticas ni pantalones ajustados.

La episiotomía cicatriza entre los 7 y 10 días después del parto y los puntos aplicados externamente caen solos o se absorben, dependiendo del material del hilo.

Si has tenido una cesárea, la herida cicatrizará en 5-6 días (la cicatrización total tardará unos cuantos días más) y los puntos (o grapas) te serán retirados entre el 6º y el 7º día por tu matrona.

No hay inconveniente para ducharse teniendo una cesárea, únicamente, tras ella, hay que secar bien los puntos (con una gasa presionando sobre cada uno de ellos) y cambiar el apósito.

Evita estar mucho tiempo de pie para eliminar la tensión en la región perineal, es aconsejable que periódicamente relajes y contraigas los músculos perineo-pélvicos que estimulan la circulación y el tono muscular.

En caso de que tengas varices no permanezcas de pie mucho tiempo, sube a pie las escaleras, camina a buen paso, descansa con las piernas levantadas, y emplea medias elásticas.

Recuerda: Es fundamental mantener una buena higiene general, la ducha diaria es lo más recomendable.

Fuente: Guía elaborada por la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE MATRONAS

Escrito por: Ana Laura Gericke

Lic. en Obstetricia. Estudiante de Medicina. Payamédico - Instagram: @obstetriciamendoza

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina