El ataque cardíaco, cuidarnos para prevenirlo
Esta enfermedad coronaria es la primera causa de muerte en la mayoría de los países, tenemos que ser conscientes que nuestras acciones podrían prevenirlo. El accionar rápido es fundamental, por eso hay que estar atentos a los síntomas.


¿Qué es el ataque cardíaco?

El ataque cardíaco se produce cuando se bloquea el flujo de sangre hacia el corazón. Por lo general, el bloqueo es un acumulamiento de grasa, colesterol y otras sustancias que forman una placa en las arterias que alimentan el corazón (arterias coronarias).

La placa, en algún momento, se rompe y forma un coágulo. La interrupción del flujo sanguíneo puede dañar o destruir una parte del músculo cardíaco.

Los signos y síntomas de un ataque cardíaco incluyen:

  • Presión, opresión, dolor, o sensación de compresión o dolor en el pecho o en los brazos, que puede propagarse hacia el cuello, la mandíbula o la espalda
  • Náuseas, indigestión, ardor de estómago o dolor abdominal
  • Falta de aire
  • Sudor frío
  • Fatiga
  • Aturdimiento o mareos repentinos

Los síntomas de un ataque cardíaco varían

No todas las personas que tienen ataques cardíacos tienen los mismos síntomas o presentan la misma gravedad de síntomas. Algunas personas tienen un dolor leve; otras presentan un dolor más grave. Algunas personas no presentan síntomas; para otras, el primer signo puede ser un paro cardíaco repentino. Sin embargo, si tienes más signos y síntomas, mayor es la probabilidad de que tengas un paro cardíaco.

Algunos ataques cardíacos se producen de repente, pero muchas personas tienen signos y síntomas de advertencia horas, días o semanas antes. La advertencia más temprana puede ser dolor o presión (angina de pecho) en el pecho recurrente que es consecuencia del esfuerzo y se alivia con el descanso. La angina de pecho es el resultado de un descenso temporal del flujo sanguíneo hacia el corazón.

Cuándo debes consultar con un médico

Tenes que actuar de inmediato. Algunas personas esperan demasiado ya que no reconocen los signos y síntomas importantes. Adopta las siguientes medidas:

  • Llama a emergencias. Si crees que estás teniendo un ataque cardíaco, no dudes. Llama de inmediato al 911 o al número de emergencia local. Si no tienes acceso a servicios médicos de emergencia, pídele a alguien que te lleve al hospital más cercano.
  • Conduce solamente si no hay otras opciones. Ya que el trastorno puede empeorar, al conducir te pones a ti mismo y a otros en peligro.
  • Toma nitroglicerina si tienes la prescripción del médico. Tómala según las instrucciones mientras esperas la ayuda de emergencia.
  • Toma aspirina, si el médico lo recomienda. El consumo de aspirina durante un ataque cardíaco puede reducir el daño cardíaco al evitar que la sangre forme coágulos.

Sin embargo, la aspirina puede interactuar con otros medicamentos, de manera que no la tomes a menos que el médico o el personal médico de emergencias lo recomienden. No retrases la llamada al 911 para tomar aspirina. Llama primero al número de emergencias.

Qué hacer si ves que una persona podría estar teniendo un ataque cardíaco

Si ves que alguien está inconsciente y crees que está sufriendo un ataque cardíaco, primero llama a la asistencia médica de emergencia. Luego, verifica si la persona está respirando y tiene pulso. Si la persona no respira o no le encuentras pulso, comienza a realizarle reanimación cardiopulmonar (RCP) para mantener el flujo sanguíneo.

Presiona rápido y con fuerza el pecho de la persona, a un ritmo relativamente rápido: entre 100 y 120 compresiones por minuto.

Si no has recibido capacitación para hacer una RCP, los médicos recomiendan realizar solo compresiones en el pecho. Si has recibido capacitación para hacer una RCP, abre las vías respiratorias y proporciona respiración de rescate.

Prevención

¡Si! Podemos prevenirlo, solo es cuestión de que nos comprometamos con nuestra salud y realicemos unos pequeños cambios de hábitos que con el tiempo serán grandes acciones.

Ciertas enfermedades del corazón, como los defectos cardíacos, no pueden prevenirse. Sin embargo, puedes ayudar a prevenir muchas otras enfermedades cardíacas haciendo los mismos cambios de estilo de vida que pueden mejorar la enfermedad cardíaca que tienes, tales como:

  • Dejar de fumar
  • Controlar otras enfermedades, como la presión arterial alta o el colesterol alto y la diabetes
  • Hacer ejercicio por lo menos 30 minutos diarios la mayoría de los días de la semana
  • Seguir una dieta baja en sal y grasas saturadas
  • Mantener un peso saludable
  • Reducir y controlar el estrés
  • Practicar buenos hábitos de higiene

Escrito por: Cecilia Cornejo

Preparadora física, grupal o individual. Amante de la vida, el deporte y el compartir con amigos.

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina