Explotaron los deudores UVA. ¿Nos acercamos al final de este sistema?
En los últimos meses, han tomado revuelo las quejas de tomadores de créditos hipotecarios en UVA que, aglutinados en el colectivo de autoconvocados "Somos Hipotecados Uva Argentina", vienen saliendo a las calles y haciendo estallar las redes sociales y medios de comunicación.


Pero el universo de los deudores afectados es todavía mayor, dado que las UVA invadieron el mercado alcanzando a los créditos personales y la industria automotriz.

¿Cuál es el problema planteado?

Sabido es que quienes van tras el objetivo de convertirse en propietarios/as, o necesitan adquirir un préstamo, y no cuentan con el dinero necesario, deben recurrir a un crédito hipotecario, prendario o personal que suele extenderse por varios años.
A fines de 2016, el gobierno de Cambiemos dispuso que los créditos se calcularan en UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) por ley 27271, bajo la promesa de que las cuotas no superarían el 25% de los ingresos familiares, y que la inflación tendería a la baja. Lo cierto es que sucedió todo lo contrario.

Para entender el sistema, propongo un ejemplo. Una familia, para adquirir su vivienda, se endeuda con el banco acreedor por $1.000.000, equivalentes a 22.396 UVA. Las que se actualizan diariamente por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER). Esto quiere decir que lo que esta familia debe devolver son esas 22.396 UVA, y no el monto inicial, o sea que el mismo va variando de acuerdo al valor de aquellas. Esa es la trampa.

A este mecanismo de actualización se lo denomina indexación. Y este es el núcleo del problema. Porque ni el deudor ni el acreedor son capaces de saber o prever cuánto es lo que se adeuda. Sencillamente porque la actualización depende de factores ajenos a su voluntad. Lo que hace que el monto adeudado sea indeterminable.

Esto, además de generar considerables problemas financieros a los deudores, contraría normas legales de envergadura. Tanto es así que el art. 7 de la Ley 23.928 prohíbe expresamente la indexación en toda la Argentina. Asimismo, el Código Civil y Comercial de la Nación obliga a que los contratos posean objeto y cantidad determinados o determinables (arts. 765 y 1003). Nada de esto es compatible con el sistema UVA.

¿Qué consecuencias ha generado?

El ritmo inflacionario se aceleró por demás en los últimos dos años, casi coincidiendo temporalmente con la vigencia de la ley UVA, de manera que los créditos se están actualizando a gran escala, de hecho, más que la inflación. Es así que quien, a principios de este año, tomó un crédito equivalente a $1.500.000, hoy debe más de $2.000.000. Por otra parte, lejos de respetarse el tope de afectación del 25% de los ingresos familiares, múltiples son los casos en que se ha superado dicho límite alcanzando el 40% o más. Veamos algunos casos que pudimos relevar:

Deudor *

Tipo de crédito UVA

Año de adquisiciòn

Cuota inicial

Cuota actual

Porcentaje de aumento

MBB

Compra de Vivienda

2017

$4600

$9000

95%

NM

Construcción

2018

$6500

$11000

69%

FD

PROCREAR Desarrollos Urbanísticos

2019

$10300

$13000

26%

*Indicamos iniciales de los nombres de quienes aportaron sus datos.


Las primeras “soluciones”

Luego de la contundente derrota en las PASO, el hoy presidente saliente dispuso congelar hasta diciembre las cuotas de aquellos que accedieron a su vivienda única por un valor inferior a 140.000 UVA. Y en el debate presidencial previo a la elección general, propuso que la actualización sea por salarios (Coeficiente de Variación Salarial o CVS), lo cual es claramente más de lo mismo porque cambiaría el índice, pero es actualización -indexación- al fin. Lo cierto es que en los últimos días y con las horas contadas para dejar el poder, presentó un proyecto de ley en tal sentido, que desde el vamos es rechazado por los damnificados.

Por su parte, el electo Alberto Fernández se ha pronunciado a favor de prolongar el congelamiento por 6 meses más con el fin de estudiar una solución definitiva, y así evitar un salto abrupto de aproximadamente 30% en las cuotas.

La expectativa

En concreto, los deudores afectados promueven la iniciativa de salir de una buena vez del sistema UVA, congelando definitivamente el capital adeudado a la fecha (con su interés), y eliminando toda variable de ajuste o actualización.
La respuesta al reclamo no parece lejana. Lo cierto es que es hora de abandonar la indexación, ajustándose a la ley y a la realidad.

Escrito por: Diego Nievas

Abogado (UNCUYO). Inscriptor en el Registro de la Propiedad Inmueble, Poder Judicial de Mendoza.

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

2 Comentarios


  • Por: Romina
  • 08/12/2019 21:23:47

Excelente análisis. Es así, yo estoy en esta situación y es muy difícil poder pagar cuando la cuota sube de manera tan abrupta y los sueldos no acompañan el ritmo. Las familias restringimos cualquier otra cosa con tal de pagar la cuota, pero hay muchos casos en los que el incremento ha sido tan abrumador que ya supera el 50% de los ingresos familiares. El incremento del capital adeudado es impresionante. En dos años, es más del doble la deuda . Es necesario una salida estructural y no un parche. Las familias quieren pagar sus casas. Pero así resulta muy difícil, sin considerar las graves implicancias en nuestra salud mental que esto nos está ocacionando.


  • Por: Claudia Lovera
  • 07/12/2019 00:12:53

Aca no incluyeron los creditos UVA de las financieras, yo tengo un credito uva de fiat crédito y los intereses son altisimos, si bien estoy al dia, no es por que la cuota sea pagable (13.000 y en aumento cada mes) es por que si no pago un mes, es imposible juntar para pagar dos cuotas o mas juntas. Muchas gracias!

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina