Los vinos orgánicos se posicionan en la Argentina
La búsqueda de métodos de producción sustentables también avanza en el mundo vitivinícola.


En la Argentina hay cerca de 240 mil hectáreas de viñedos y casi 4 mil de ellas son orgánicas certificadas, solo el 5 por ciento de vinos orgánicos certificados se consumen en el mercado interno, el otro 95 por ciento se exporta.

Las razones por la que los vinos argentinos se encuentran entre los mas saludables del mundo pueden reconocerse en el clima de las zonas vitivinícolas: la altura del terreno, la amplitud térmica y la falta de humedad, son una barrera natural frente a las plagas de la vid, si no hay plagas, no hay agroquímicos. Sumando a buenas practicas ambientales.

En el caso del cultivo orgánico, la definición es bastante sencilla: se trata de cultivar la vid sin utilizar ni fertilizantes ni pesticidas químicos. Esta práctica no empezó a tomar relevancia hasta que los vinos en cuestión comenzaron a ganar en calidad. Antes, al vino orgánico se lo podía comprar en las dietéticas. Eran productos que no pertenecían a ninguna bodega reconocida y, encima, por lo escaso de su producción, eran relativamente caros. Sin embargo, el concepto de encontrar una forma más natural de producir vino se estaba posicionando una característica propia del lugar donde se da la industria local.

Azufre

El anhídrido sulfuroso es el conservante que se emplea en los vinos, mantiene a raya a los microorganismos que pueden “picarlo”, y en los blancos impide su oxidación manteniendo su color. La cantidad que se use depende del mercado.  El contenido máximo de anhídrido sulfuroso no superará los 100 miligramos por litro en los vinos tintos con un contenido de azúcar residual inferior a 2 gramos por litro.

 El contenido máximo de anhídrido sulfuroso no superará los 150 miligramos por litro en los vinos blancos y rosados con un contenido de azúcar residual inferior a 2 gramos por litro.

 Para todos los demás vinos, se reducirá en 30 mg. por litro el contenido máximo de anhídrido sulfuroso, respecto de los vinos convencionales.

Productos para la higienización de plantas e instalaciones (Res.270/00)

Jabón de potasa y sosa

Agua y vapor

Lechada de cal

Cal

Cal viva

Hipoclorito de sodio

Soda Cáustica. Potasa cáustica

Peróxido de hidrógeno

Esencias naturales de plantas

Ácido cítrico, peracético, fórmico, láctico, oxálico y acético

Alcohol

Formaldehido

Carbonato de sodio

Productos y sustancias autorizados para su uso o adición en los productos orgánicos del sector del vino

Aire. Oxígeno gaseoso

Perlita. Celulosa. Tierra de diatomeas

Nitrógeno. Anhídrido carbónico. Argón

Levaduras (Preferentemente cepas indígenas derivadas de materias primas

Orgánicas, si están disponibles). Bacterias lácticas

Fosfato diamónico. Diclorhidrato de tiamina

Anhídrido sulfuroso. Bisulfito de potasio o metabisulfito de potasio

Escrito por: Macarena Barbui

Enologa y Sommelier en Aceite de Oliva

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

0 Comentarios

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina