Economía en épocas de pandemia
Ya hemos mencionado, en notas anteriores, que, en panorama económico, esta pandemia vino a perjudicar aún más a la argentina, teniendo en cuenta que estábamos en una recesión, los datos e índices económicos no son nada alentadores.


En anteriores notas hemos mencionado algunos efectos económicos que la pandemia generó. Después de más de 50 días y de forma paulatina empezamos a volver a la normalidad, pero con ciertos cuidados y protocolos que se han establecido desde el gobierno, tanto nacional como provincial, nada puede estar librado al azar. Si hay algo no negociable, es que no se puede jugar con la salud.

Debemos mencionar, que además de las salidas recreativas, esta semana se comenzaron a flexibilizar actividades economías, vale mencionar que actividades en supermercados y farmacias siempre estuvieron exentas de cuarentena debido a la importancia que ambos rubros cumplen en la sociedad.

Después de muchos pedidos, se dio lugar a que ciertas actividades comenzaran a operar: trabajadores independientes como Abogados, contadores, peluqueros, centros odontológicos y ópticas, el día lunes tenían el visto bueno para empezar con su labor.

El comercio, quien venía insistiendo con su apertura, y después de conocerse la estrepitosa caída en los meses de marzo y abril, hicieron su pedido al gobernador de la provincia, quién tuvo que elevar el pedido al Gobierno Nacional, y desde el miércoles, el comercio comenzó a funcionar en Mendoza.

Cabe aclarar que: la salida a comprar debe ser respetando la terminación del documento, igual que las salidas recreativas. Cada comercio opera con un protocolo de estricto cuidado y prevención, tanto para los empleados como para los clientes. Los shoppings y centros comerciales aún permanecen cerrados, tampoco hay fechas estimativas de apertura.

En cuanto a bares, cafés y restaurantes, trabajan con la modalidad “Para llevar”, es por ello que no veremos mesas y sillas esperando a clientes, y las famosas charlas en la peatonal.

La situación económica es crítica, si bien hay actividades y rubros que están ya operando, hay otros que no, tal es el caso de gimnasios, guarderías, institutos y ni pensar en salones de eventos. Mientras tanto, alquileres, impuestos y servicios se deben seguir abonando.

Respecto al empleo, hace unos días la CGT acordó con sectores empresarios la reducción de hasta un 25% los salarios brutos de aquellos trabajadores que no han prestado servicios durante el confinamiento. Esto se traduce, en menos ingresos a la familia, y la dificultad de poder volcar su dinero al consumo, ni hablar de la posibilidad de ahorro. ¿Es justo que se ataque el bolsillo de un trabajador o trabajadora?

Entre tantos datos que se han dado a conocer y los medios nos han informado, el INDEC el día jueves dio los porcentajes inflacionarios: a nivel país, la inflación fue de un 1.5%, mientras que en la provincia según lo difundido por la DEIE fue del 0.5%. Esto se debe a una baja importante en el consumo, y control por parte del estado para evitar abusos. También, hay que tener en cuenta que el relevamiento de precios, en muchos casos fue en forma telefónica y por mail, ya que las mediciones no pudieron hacerse de forma presencial. Otro dato importante, es que no pudieron medirse todos los rubros, ya que muchos no operaron dicho mes. Entonces, ¿Es real dicha inflación?

Pero, respecto a la emisión monetaria, se transformó en el principal aliado del gobierno nacional. Los créditos a pymes, los Ingresos Familiares de Emergencia, aumentos en las asignaciones y beneficios sociales, los bonos a jubilados, bonos para personal de salud, y afrontar el pago de un porcentaje del salario de empleados en relación de dependencia, cuyos empleadores justificaron que no podían hacerse cargo por su difícil situación económica, surgen de la emisión, ya que la recaudación del gobierno se desplomó.

A lo anterior, debemos ahora mencionar, ¿Qué sucede con el dólar? Si bien, actualmente hay restricción para acceder a las divisas internacionales, es decir podemos comprar solo 200, pagando el impuesto PAIS, el valor del dólar sigue aumentando, y lo preocupante es la brecha entre el dólar oficial y el blue.

Al día jueves, el dólar oficial, según cotización Banco Nación cerró a $69.75, más el impuesto, comprar un dólar sale $90.67, mientras que el dólar blue cerró en $135, es decir una diferencia de $44. ¿Se podrá hacer algo?

La realidad es que la pandemia no nos permitió ver el plan económico del gobierno nacional, cuáles son sus bases y que lineamientos quieren seguir. Los efectos post coronavirus serán por varios meses, incluso algunos ya aseguran que por años. ¿Nos quedaremos con ganas de ver el plan de Alberto? Esperemos que no.

¡BUEN FIN DE SEMANA!

#YoMeQuedoEnCasa

Escrito por: Franco Pelegrina

Licenciado en Administración. Integra el Departamento de Auditoria y Finanzas en una de las empresas más importantes de la Industria Retail de Latinoamérica.

Deja tu comentario

Tu correo no será publicado. (*) Requerido*

1 Comentario


  • Por: Paola
  • 18/05/2020 19:20:39

Buena nota. En mi caso mi empleador me redujo el 25% como dice la nota. Lamentable. La crisis y el coronavirus nos complicó la vida, y los bolsillos.

Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina